Welcome to Shangh… LONDON!

Día: 30 de Agosto de 2012. Hora: 4:00am.

El día empezaba temprano, teníamos por delante 3 vuelos y unas cuantas horas de espera en aeropuertos. Por suerte pude dormirme pronto la noche anterior, a las 10 de la noche estaba durmiendo, aunque supongo que a eso contribuyó el constipado con el que venía lidiando los dos últimos días.

A las 5:00 am me encontré con mis compañeros en el aeropuerto. El primer paso, facturar, presentó algún problemilla. Yo llevaba algún kilo de más en la maleta, aunque por suerte no tuve que pagar un sobrecargo, sin embargo Juliana no corrió la misma suerte. Su maleta más que algún kilo demás parecía que se había hinchado a comer durante todo el verano y su maleta de “mano” no era tan de mano, tuvo que coger las cosas más necesarias, meterlas en una bolsa y dejar la maleta en tierra, suerte que mis padres estaban allí para llevársela.

Aparte de ese pequeño percance el primer vuelo (ALC-MAD) no presentó mayores complicaciones. En Madrid nos esperaban tres horitas de espera, aunque no se hicieron demasiado largas porque era muy temprano así que aprovechamos para desayunar allí. Hicimos el embarque en hora, sin embargo el primer signo de que no todo va según lo previsto lo vimos al subir al avión.

El motor abierto no es precisamente un indicativo de que todo va bien. Estuvimos alrededor de hora u hora y media dentro del avión esperando a que reparasen lo que según el comandante indicó inicialmente era “algo que no se necesitaba para volar, pero que era mejor tenerlo”. En posteriores avisos informó de que era uno de los muchos sistemas que ayuda a frenar el avión cuando toma tierra.

La espera en Londres era algo más de una hora, por lo que según corrían los minutos, nuestras posibilidades de llegar a tiempo a nuestro siguiente vuelo iban desvaneciéndose.

Cuando finalmente llegamos a Londres nuestro vuelo a Shanghai ya había despegado, así que fuimos al mostrador de British Airways para que nos propusieran una solución.

Al principio nos ofrecieron un vuelo que salía más tarde a Hong Kong y de allí a Shanghai, aunque también cabía la posibilidad de coger el mismo vuelo Londres – Shanghai al día siguiente.

Esta segunda opción nos sedujo más por varios motivos. Algunos basados en que el viaje iba a ser una paliza, y otros en que no es que estuviéramos precisamente en mitad de la nada, si no que estábamos en LONDRES.

British Airways nos proporcionaba un hotel cerca del aeropuerto, transporte desde el aeropuerto al hotel, cena y desayuno al día siguiente. Así que allí estábamos, en Londres sólo con nuestras maletas de mano, lo que para Lauren significaba la CPU de su ordenador y nada de ropa. Yo si que llevaba algo de ropa en la maleta, pero el frío de Londres a 30 de Agosto nos pilló por sorpresa. Lauren iba en pantalones cortos y chanclas, yo por suerte llevaba unos vaqueros largos y un par de jerséis finos en la maleta, aunque no fueron suficiente. Alex fue nuestro proveedor oficial, a Lauren le dejó unos pantalones de chándal y unos calcetines (cuál guiri en Benidorm con las chanclas) y a mi me dejó una especie de chubasquero que perfectamente podía tener más años que yo, pero me salvó de morir congelado y evitó que mi constipado empeorase a pesar de que aun así pasé frío en algunos momentos.

Compramos unos billetes de tren para ir al centro de la ciudad, y allí no pudimos hacer otra cosa que disfrutar de Londres…

Las fotografías hablan por si solas. Visita exprés a Londres que dio de si como para ver lo más representativo, aunque  supo a poco. Habría estado bien poder quedar con Cris, una amiga que se ha mudado allí hace poco y con Jorge, un compañero del máster que ya sabíamos que se iba a mudar a Londres pero que en ese momento no sabíamos que ya estaba allí.

La verdad es que fue una gran tarde-noche, disfrutamos de Londres en plenos juegos paralímpicos, nos dejó los bolsillos con tres tipo de monedas distintas cual espía de película y una anécdota más que contar.

Para concluir, me gustaría destacar una campaña que está llevando a cabo Vodafone en Inglaterra y que seguro que mis amigos expertos en marketing sabrán apreciar.

A la salida de la terminal internacional del aeropuerto nos esperaban dos azafatas repartiendo lo que se suponía que era publicidad de Vodafone, la cuál cogí por inercia, pero al tacto desvelaba que en su interior había algo más que simple publicidad. La curiosidad me llevó a abrirla y allí descubrí dos tarjetas de móvil, una SIM y un microSIM con unas instrucciones muy fáciles de seguir y unas tarifas para llamadas internacionales muy pero que muy ventajosas si estás pensando pasar unos días en Inglaterra.

Me parece una gran iniciativa por parte de Vodafone, pero esto te lleva a pensar en el coste que tienen las compañías telefónicas por una tarjeta SIM. ¿Por qué Movistar me cobra 5€ por un duplicado de SIM si Vodafone es capaz de tirar a la basura miles de tarjetas? Es una pregunta retórica, pero creo que cargada de razón.

Nos vemos en la próxima entrada!!

Anuncios

Una respuesta a “Welcome to Shangh… LONDON!

  1. Los calcetines y chanclas de Lauren son lo más!!!!! jajaja, y muy buena la información de vodafone.. para que quede claro que la telefonia en España es un auténtico robo.
    Un besazo fuerte a todos!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s