Shanghai (上海)

Tras poco más de mes y medio viviendo en Shanghai he tenido tiempo de vivir muchas experiencias y conocer a muchísima gente nueva.

Poco a poco va pasando el tiempo y parece que definitivamente vamos adquiriendo cierta rutina. Durante la semana se alternan las clases del MBA con las de chino. Las clases de chino son bastante duras aunque resulta gratificante cuando por la calle, en el metro o en el taxi consigues identificar alguna palabra suelta o algún símbolo. Eso sí, es un idioma que hay que dedicarle años de estudio para poder tener una conversación sencilla. Aún así pienso que es un valor añadido el tener ciertas nociones de chino.

Shanghai es enorme, hay datos que dicen que la población es de 23 millones de habitantes, cuando llegas aquí no te haces a la idea de lo grande que es, pero cuando llevas un tiempo y te has visto obligado a moverte por la ciudad te das cuenta de la cantidad de tiempo que se pierde en transportes. Hay zonas de la ciudad muy cosmopolitas y occidentalizadas, entre ellas está la “concesión francesa”. En la actualidad es un barrio de la ciudad pero durante mucho tiempo fue a casi todos los efectos territorio francés, de hecho la policía china no podía realizar detenciones en ella. También existía la concesión americana y la concesión inglesa. Ésta última se refleja en la arquitectura de la zona de “The Bund”. Estas zonas de la ciudad son las más occidentalizadas, sus comercios están claramente orientados a nuestra cultura y gustos, haciendo de ellas el lugar preferido de los europeos para residir.

Todavía hay muchas zonas de la ciudad que no conozco, algunas seguramente no llegaré a conocerlas, otras sin embargo, no puedo irme de aquí sin visitarlas. Por ejemplo el puente Nanpu, el puente en si mismo es impresionante pero lo que bajo mi punto de vista resulta más impresionante es el “scalextric” con el que enlaza para compensar la altura del puente con la orilla del río. Lo bueno es que ya tenemos fecha fijada para visitarlo, 2 de Diciembre. Es la fecha en la que se celebra la maratón de Shanghai, me he apuntado con Lauren y Alex a la media maratón, 21 km, parte de los cuales los compone el puente y el “scalextric”. Será emocionante correr por allí a la vez que duro físicamente, pero es un reto que nos hemos propuesto. Ya hemos empezado con los entrenamientos, lo único malo es que no tenemos un parque cerca para poder hacer un recorrido largo, nos tenemos que limitar al uso de la pista de atletismo de la universidad, que aunque se encuentra en muy buenas condiciones, hace la carrera muy aburrida.

En la ciudad hay unos cuantos parques, pero el principal es el que está en “people´s square”, es un parque muy amplio, y a pesar de estar en pleno centro de la ciudad, cuando te adentras en él, te aíslas del ruido del tráfico y de la muchedumbre de aquella zona. El parque de “people´s square” tiene una curiosidad, y es que allí se reúnen matrimonios para intentar emparejar a sus hijos. Normalmente son los padres del varón los que están allí con fotografías de sus hijos y prácticamente con el curriculum completo esperando a que aparezca un matrimonio que tenga una hija con la que casar a su hijo. Como muchos sabréis, históricamente en China las parejas deseaban que su hijo fuera varón, principalmente para poder trabajar en el campo y así no tener que mantenerlo. Pues bien, en Shanghai no es así, aquí desean tener una niña, ¿por qué?, según parece para que el matrimonio se lleve a cabo el hombre debe aportar un lugar donde vivir a la mujer, piso que tiene que ser comprado o avalado por los padres del varón. Tras el matrimonio con el primer hijo/a, culturalmente es la familia de la madre la que hace las labores de abuelos, quedando prácticamente al margen la familia del padre, hasta el punto de que los padres de ella llegan a mudarse con ellos a su piso y son mantenidos por la pareja, mientras que los padres del varón han tenido que hacer un esfuerzo económico para que su hijo adquiera un lugar donde vivir y a posteriori se ven solos sin nadie que les mantenga a partir de los 60 años (edad de jubilación en China). Por ese motivo en Shanghai si se tiene un hijo varón, no se plantean tener otro hijo, mientras que si tienen una niña, ya tienen asegurada su manutención en el futuro, por lo que se pueden plantear tener otro hijo. La única penalización que tienen por tener dos hijos es el pago de mayores impuestos.

Hoy no quiero extenderme más,  nos vemos en la próxima entrada.

Anuncios

2 Respuestas a “Shanghai (上海)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s